POLIETILENO

El polietileno es un polímero termoplástico con una estructura cristalina variable y un rango extremadamente grande de aplicaciones dependiendo del tipo particular. Es uno de los plásticos más ampliamente producidos en el mundo.


Hay una gran variedad de aplicaciones para polietileno, en términos generales, el polietileno de alta densidad es mucho más cristalino, tiene una densidad mucho mayor y, a menudo, se usa en circunstancias completamente diferentes que el polietileno de baja densidad.


Por ejemplo, el polietileno de alta densidad se utiliza ampliamente en envases de plástico, como bolsas de supermercado o envoltorios de plástico. Por el contrario, polietileno de baja densidad tiene aplicaciones comunes en la construcción y tiene aplicaciones de alto rendimiento en dispositivos médicos y chalecos antibalas.


Se clasifica como un "termoplástico" y el nombre tiene que ver con la forma en que el plástico responde al calor. Los materiales termoplásticos se vuelven líquidos en su punto de fusión. Los termoplásticos pueden calentarse hasta su punto de fusión, enfriarse y recalentarse nuevamente sin degradación significativa.


En lugar de quemar, los termoplásticos como el polietileno se licúan, lo que permite que se moldeen fácilmente por inyección y luego se reciclen. Si intentas calentar un plástico termoestable a una temperatura alta una segunda vez, simplemente se quemará. Esta característica hace que los materiales termoendurecidos puedan ser biodegradables.


Si requieres algún derivado del polietileno no dudes en comunicarte con Industrias Plásticas de México.